Fotografía PublicitariaEs una especialización dentro de la Fotografía Profesional, encargada de la planificación y construcción de una imagen fotográfica para ser difundida públicamente, que intenta transmitir un mensaje y/o una emoción. Es decir que no busca ser objetiva, sino lo opuesto. Por lo tanto hay una voluntad o intencionalidad. De allí su importancia en el campo comercial, donde es frecuentemente una herramienta, cuyo fin es estimular la venta de productos o servicios.
Como resulta evidente, estamos hablando de un proceso en el que es esencial conocer a quienes va dirigido el mensaje, y qué beneficios caben esperar de la imagen. Por ello debe haber un asesoramiento por parte del publicista o del fotógrafo en el aspecto publicitario, o relativo al marketing. Claramente el profesional debe conocer esta temática.

Luego de las primeras charlas surgen las ideas, y aquí hay que tener en cuenta quien es el destinatario del trabajo: el cliente de nuestro cliente.Fotografía Publicitaria dos7mkt.com

En la fotografía amateur, el fotógrafo debe satisfacerse a si mismo; en la de sociales, al cliente; en la publicitaria al propio fotógrafo, al cliente inmediato y a su correspondiente clientela.

Una vez concretado el proyecto, a menudo a través de un bosquejo, empieza la acción.

Para esto es fundamental distinguir entre un aficionado y un fotógrafo profesional, pues sólo un trabajo profesional permite prever un resultado exitoso.

Así como un escultor utiliza, por ejemplo la maza y el cincel, así el fotógrafo utiliza la luz y la composición como herramientas primarias.

Para el neófito, entender la maleabilidad de la luz es complejo. Pero la luz puede ser intensa, débil, dura, suave, de calidades distintas etc. Por ello es muy frecuente observar en manos del profesional una herramienta llamada fotómetro, que permite cuantificar algunas de estas variables.

Con su sofisticado equipo de iluminación, sus conocimientos y unas cuantas horas de trabajo, va construyéndose la imagen buscada.

El primer resultado se vislumbra en los ojos del cliente.

Luego la fotografía publicitaria debe “trabajar” para él, en la Web, catálogos, folletos, cartelería, etc.